Clase: Liliopsida

Las monocotiledóneas (taxón Liliopsida asignado como Clase en la clasificación de Cronquist 1981,6 1988,7 ) son un grupo de angiospermas monofilético, que posee como un carácter ancestral distintivo la presencia de un solo cotiledón en su embrión en lugar de 2 como las dicotiledóneas y las angiospermas ancestrales, y es el que le da el nombre al grupo. Se denomina Monocotyledoneae en algunas clasificaciones como la de Engler,8 y monocots (en inglés, a veces traducido como “monocotas”) en las clasificaciones más modernas APG (1998)9 y su sucesora APG II (2003),1 formalizando a Monocotyledoneae en latín en APG III (2009).3
Las monocotiledóneas se han reconocido como monofiléticas desde hace mucho tiempo, tanto debido a sus caracteres morfológicos y anatómicos distintivos como por sus caracteres en los análisis moleculares de ADN.
El grupo se distingue por un conjunto de caracteres además del que le da el nombre, presumiblemente presentes en la monocotiledónea ancestral, aunque la evolución ha modificado en tal grado algunas familias y géneros que perdieron muchos de estos caracteres y algunos de ellos son difíciles de reconocer como monocotiledóneas: el embrión con un único cotiledón, de valor adaptativo desconocido, las plantas de hábito herbáceo con raíces adventicias, las partes florales en múltiplos de 3, usualmente pentacíclicas, es decir en 5 verticilos: 3 sépalos, 3 pétalos, 2 verticilos de 3 estambres cada uno, y 3 carpelos (disposición extremadamente poco común en dicotiledóneas), atactostela sin meristemas laterales (cámbium) que formen madera (aunque las puede haber con gigantismo primario o con crecimiento secundario anómalo; la atactostela en dicotiledóneas sólo aparece en ninfáceas y algunas piperáceas), hojas de venación paralela o pinada-paralela principalmente formadas a partir del meristema en la parte basal del primordio foliar, con base envainadora, una arquitectura del tallo casi siempre simpodial, el polen típicamente monosulcado, y células cribosas del floema con plástidos de forma triangular e inclusiones proteínicas cuneadas de tipo P2, de valor adaptativo desconocido. No todos estos caracteres necesariamente fueron originados en el linaje que divergió del resto de las angiospermas y que le dio inicio al grupo, algunos de ellos ya estaban presentes en angiospermas ancestrales a él (son caracteres plesiomórficos retenidos, APWeb, ver en apartado Filogenia) que funcionan para describirlas y circunscribirlas.
Las monocotiledóneas comprenden alrededor de 56.000 especies, el 22 % de todas las angiospermas (Soltis et al. 2005). Entre las monocotiledóneas se incluyen las bien conocidas aráceas, los lirios, el jengibre, las orquídeas, los irises, las palmeras, y las gramíneas. La familia de las gramíneas (Poaceae) es quizás el grupo económicamente más importante de todas las plantas (Soltis et al. 2005), e incluye las cultivadas para cosechar el grano como alimento, llamadas cereales, como el arroz, el trigo, el maíz, la cebada y el centeno. La mitad de la diversidad de monocotiledóneas puede ser encontrada sólo en dos familias, Orchidaceae (la familia de las orquídeas) y Poaceae (la familia de los pastos y los cereales), que incluyen el 34 % y el 17 % respectivamente de todas las especies de monocotiledóneas (Soltis et al. 2005). Estas dos familias también están entre las familias con más representantes entre las angiospermas, y son miembros dominantes de muchas comunidades de plantas (Soltis et al. 2005).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *