Castaño. Miguel de Cervantes

Era la noche, como se ha dicho, oscura, y ellos acertaron a entrar entre unos árboles altos, cuyas hojas movidas del blando viento hacían un temeroso y manso ruído; de manera que la soledad, el sitio, la oscuridad, el ruido del agua, con el susurro de las hojas, todo causaba horror y espanto. ……Acabó en esto de descubrirse el alba, y de parecer distintamente las cosas, y vio Don Quijote que estaban entre unos árboles altos, que ellos eran castaños, que hacen la sombra muy oscura.

Miguel de Cervantes. “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”.

Déjanos tu comentario

No compartiremos ni almacenaremos esta cuenta de correo

Nota: Para evitar spam y ataques es necesario que una vez rellenado el formulario y hecho click en 'Enviar comentario' verifiques el email que te enviaremos a la dirección indicada. Haz click en el enlace que te enviaremos para que podamos leer tu mensaje y ponernos en contacto contigo.

Este sitio web usa cookies, si permaneces aquí aceptas su uso.

Puedes leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de privacidad.