Abedul. Didier van Cauwelaert

Yo tenia la edad de Raoul, y recé tanto, abrazado a los troncos, que Dios o las hadas me concedieron enseguida la vida que me había construído en sueños. Allí seguía yendo a invocar y agradecer las fuerzas que actuaban a mi alrededor … un día descubrí un pequeño arbusto, tendido en mitad del sendero y medio roto por el paso de los ciervos. Lo enderecé y planté una rama gruesa cerca del tronco para sostenerlo a modo de horquilla. A medida que pasaban los meses veía cómo perdía las hojas y le salían otras nuevas, y cómo iba cicatrizando. Hoy es un espléndido abedul, y como recuerdo he dejado allí la rama tutora, que en verano disimula bajo la espesura de su follaje.

Didier van Cauwelaert

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *