La química de las hojas en otoño

hojasotoNIoGrande

 

CLOROFILA

La clorofila es el compuesto que da a las hojas su color verde. Las plantas requieren de temperaturas templadas así como de luz solar para producir clorofila. En otoño, la cantidad producida decrece, y la clorofila existente se va descomponiendo lentamente, haciendo que las hojas pierdan su verdor.

LUTEÍNA

Los carotenoides y los pigmentos flavonoides siempre están presentes en las hojas, pero a medida que la clorofila se descompone en otoño sus colores palidecen. Las xantofilas, una subclase de carotenoides, son responsables del amarillo otoñal. Una de las principales xantofilas, la luteína, es asimismo el compuesto que le da el color amarillo a la yema de huevo.

Beta-CAROTENO

Los carotenoides también pueden contribuir en los colores naranjas. El Beta-caroteno es uno de los carotenos más comunes en las plantas, y se encarga de absorber intensamente la luz verde y azul, reflejando la roja y amarilla que se mezclan dándole su apariencia naranja. También es responsable de la coloración de las zanahorias. Los carotenoides de las hojas comienzan a degradarse al mismo tiempo que la clorofila, pero lo hacen a un ritmo mucho más lento, teniendo las hojas caídas cantidades aún medibles.

ANTOCIANINAS

Al contrario que los carotenoides, la síntesis de la antocianina comienza al principio del otoño, a medida que la concentración en azúcar de las hojas aumenta, los rayos del sol activan la producción de antocianina. Su propósito no está claro, pero se ha sugerido que ayudan a proteger a las hojas del exceso de luz, retrasando el momento de la caída.

Fuente: www.compoundchem.com

Traducido del inglés por Visitarb Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *